ADDIS ABEBA

Des de la parte elevada de Taitu street, con el hotel Sheraton Addis en primer termino, punto de encuentro de inversores, políticos y turistas adinerados, una avenida de palmeras nos dirige la mirada hacia el nuevo skyline de Addis Abeba, capital de Etiopia y hogar de unas 4 millones de personas. Vista desde aquí, la ciudad parece una urbe cosmopolita, con anchas avenidas, edificios elevados y muchas construcciones en marcha. En cualquier parte de la ciudad se puede ver como se levantan edificios gubernamentales, bancos, hoteles, centros comerciales, condominios, carreteras y, por supuesto, grandes casas de lujo para los nuevos ricos que está generando el país.

  • <font size="1,5" >Edificio en construcción al lado del Ministerio de Desarrollo Urbano y Construcción </font size="1,5" >
  • <font size="1,5" >Trabajadores en una nueva obra en la zona de Merkato </font size="1,5" >
  • <font size="1,5" >Vista de la ciudad con la sede del Awash International Bank de fondo</font size="1,5" >
  • <font size="1,5" >Solar en la zona de Mexico, cerca de las vias del nuevo tranvía</font size="1,5" >

No obstante, las imágenes de pobreza extrema están igualmente presentes y es que, aunque Etiopía ha tenido un crecimiento en torno al 10% anual en la pasada década todavía ocupa el puesto 15 de los paises más pobres del mundo. Las nuevas construcciones de la capital comparten espacio junto a barrios de chabolas hechas de chapa y personas sin techo, muchas de ellas con enfermedades como la poleo o la lepra, que no se han beneficiado de este crecimiento. Mientras se construyen autopistas que no son muy frecuentadas y se acaba el megaproyecto del tranvía que divide la ciudad en dos, la pobreza sigue afectando a la gran mayoría de la población.

Mientrastanto, se ha establecido un nuevo plan de desarrollo para la ciudad, el llamado Master Plan para Addis Abeba que prevé, entre otras cosas, aumentar los límites de la ciudad anexionándose territorios de sus alrededores pertenecientes a la región de Oromía. Según ha informado Human Rights Watch, esta ampliación se producirá desplazando a los campesinos de estas zonas, dejándolos sin tierras y sin su modo de vida lo cuál es una clara violación de sus derechos. Muchas manifestaciones pacíficas fueron convocadas al anunciarse el Master Plan en varios lugares de la región de Oromía, la más grande de Etiopía, en contra de la anexión de tierras que, según informa Amnistia Internacional, fueron duramente reprimidas por las fuerzas policiales, causando decenas de muertos. Una acción más que se sumaba a los innumerables casos de represión de las personas que esten o parezcan estar en contra del gobierno.

TRANVIA

En la céntrica plaza Meskel, se juntan las dos lineas de tranvía que atraviesan la ciudad de norte a sur y de este a oeste. Unos 34 km de recorrido que aquí se unen en una simbólica demostración de fuerza de lo que Etiopia es capaz de hacer. Una enorme obra de ingenieria que pretende conectar la ciudad. Financiada en un 15% por el gobierno etiopie y el otro 85% por el Export-Import (EXIM) Bank of China y construida por la empresa China Railway Group Limited ha supuesto un costo de unos 475 millones de dólares.
El paisaje de la ciudad se ha visto interrumpido por las grandes columnas que elevan las vías del tranvía en la mayor parte de su recorrido. Enormes bloques de hormigón son fijados por trabajadores etiopes siguiendo las órdenes de los capataces chinos. En cuanto esté finalizado espera poder desplazar a 15000 personas por hora y por dirección.

MIDROC

Cerca de la plaza Meskel, también nos encontramos con la Nani Tower (foto superior), uno de los edificios más altos de Addis y sede del grupo Midroc (Mohammed International Development Research and Organization Companies) que, tal y como informan desde su página web, es un grupo de inversión privado con 41 empresas que operan en varios sectores dentro del país. El grupo Midroc es propiedad del jeque Sheikh Mohammed Hussein Ali Al-Amoudi, 61 mayor fortuna del mundo según la lista Forbes y el principal inversor individual de Etiopía. Mientras que en su página web personal se autodenomina como uno de los mayores empresarios y filántropos del mundo, su fortuna no para de crecer a costa de sus trabajadores y gracias a un capitalismo global que deslocaliza su producción hacia paises como Etiopia beneficiándose de un bajo costo de producción, fruto del poco salario que cobra su mano de obra y de las escasas regulaciones del país. Así encontramos que empresas como la multinacional sueca H&M está empezando a desplazar parte de su producción a Etiopia, donde tiene como proveedores a la empresa Maa Garment and Textiles, propiedad de Kebire Enterprise plc, una de las empresas del grupo Midroc.
El grupo también se ha beneficiado de las privatizaciones que el gobierno Etiope está realizando de sus empresas de propiedad nacional a través de la agencia PPESA (Privatization&Public Enterprise Supervision Agency) anteriormente EPA, donde, asesorado por el Banco Mundial entre otros, ha vendido a Midroc empresas de sectores como la mineria, ganaderia, agricultura o alimentación.

Embotelladora Moha Soft Drink Industry, propiedad del grupo Midroc

Close
Go top